• Noticias
  • 2018-04-19 14:26:30

Proyecto busca salvar monasterio construido por San Hilarión en el siglo IV

La Franja de Gaza, escenario de numerosos enfrentamientos, alberga uno de los monasterios más antiguos de Tierra Santa, construido por San Hilarión en el siglo IV, y que desde enero está siendo restaurado para salvarlo de la destrucción.

Se trata del monasterio de San Hilarión, también llamado Tell Umm el-'Amr, ubicado a unos ocho kilómetros al sur de la ciudad de Gaza, capital de la Franja de Gaza. El complejo abarca diez hectáreas.

Fue construido por San Hilarión alrededor del año 329 y abandonado en el siglo VII luego de ser destruido por un terremoto. Un grupo de arqueólogos locales lo descubrió a fines de la década de los 90´s. Sin embargo, debido a la falta de recursos para mantenerlo, el sitio se fue deteriorando hasta que en el 2010 se implementaron medidas para su protección.

Con el fin de recuperar su valor cultural y protegerlo de los conflictos, en enero de 2018 se inició un proyecto para restaurarlo durante los próximos dos años junto con la iglesia bizantina de Jabalia, también la zona.

Es una iniciativa conjunta del Fondo de Protección Cultural del British Council, la ONG francesa Premiere Urgence Internationale, la Universidad de Palestina, la Universidad Islámica de Gaza y la Escuela Bíblica y Arqueológica Francesa de Jerusalén.

 

La inversión es de dos millones de euros (unos 2,4 millones de dólares).

A través de un comunicado, Premiere Urgence Internationale señaló que el objetivo es “proteger y promover el patrimonio cultural palestino y proporcionar asistencia humanitaria a la población local, por ejemplo, empleando a personas de los sectores más vulnerables”.

Indicaron que “la situación política y de la seguridad han dificultado la preservación del patrimonio”. Tanto la iglesia de Jabalia como el monasterio de San Hilarión sufrieron daños “por los tres conflictos que han golpeado a la Franja de Gaza en los últimos diez años y que han destruido muchas construcciones”.

La jefa de la misión de Premiere Urgence Internationale para los territorios palestinos ocupados, Rossella Urru, indicó que “el acceso a Gaza está reservado a un número muy limitado de personas. Como consecuencia, la riqueza de su patrimonio cultural es en gran parte desconocido y está poco protegido”.

Respecto al estado del monasterio de San Hilarión, Urru lamentó que “su abandono en el curso de los años, así como las numerosas operaciones militares, han hecho que esta labor de restauración se extremadamente urgente para evitar que el patrimonio sea dañado de forma irreversible”.

Un tesoro escondido en la Franja de Gaza

Desde el año 2012, el monasterio de San Hilarión figura en la Lista Tentativa de la UNESCO, que incluye a los sitios presentados por los países para ser proclamados patrimonio mundial.

La UNESCO indicó que el monasterio cuenta con dos iglesias, un cementerio, un baptisterio, un salón de audiencias y comedores. Tenía una “buena infraestructura” que incluía cisternas, canales de drenaje, baños y hornos de arcilla. Sus espacios amplios servían de posada a los peregrinos que llegaban de lugares como Egipto y Siria.

 

Los suelos fueron elaborados con piedra caliza, azulejos de mármol y varios tenían mosaicos que representaban plantas y animales -de los cuales algunos han sobrevivido-, e inscripciones en griego.

“El sitio está tangiblemente asociado con el fenómeno del florecimiento de los centros monásticos en el desierto de Palestina durante el período bizantino. El monasterio de San Hilarión fue quizás un centro de trabajo misionero en la región de Gaza”, señaló la UNESCO.

Agregaron que es “uno de los monasterios más antiguos en Palestina, así que el sitio posee un testimonio excepcional para el cristianismo en Gaza” y que “tiene una historia significativa relacionada al origen del cristianismo en Palestina”.

San Hilarión, conocido como “el santo de la abstinencia y del ayuno perpetuo”, nació en Palestina alrededor del año 291 en el seno de una familia pagana. Se convirtió al cristianismo en Egipto y se sintió inspirado por el testimonio de los monjes de la zona que se retiraban al desierto.

Conoció a San Antonio Abad y, tras repartir sus bienes, también se fue a vivir al desierto. Mucha gente lo visitaba por su fama de santidad y entorno a él se reunieron varios discípulos. Así construyó el monasterio en la zona que ahora es la Franja de Gaza.

Viajó a muchos lugares, como Chipre, y falleció en el año 371. Si desea conocer más sobre su vida haga clic AQUÍ.

Etiquetas: Tierra SantaMedio OrienteguerraPalestinaGazamonasterioFranja de GazaArqueologíaSan Hilarión


.

Comentarios